Post-Parto: ¿Cómo recuperar la silueta que tenía?

Después de 9 meses de profundos cambios fisiológicos, tu organismo necesitará un tiempo para recuperarse. Llega la etapa del puerperio.
El puerperio se inicia dos horas después del parto y tiene una duración aproximada de unas 6 semanas, durante las cuales, tu cuerpo va a intentar (de forma natural) recuperar su estado inicial, aunque en la mayoría de los casos, confiar solamente en la buena voluntad de la madre naturaleza no basta. 

Normalmente, tu médico te dará la información detallada de todos los “efectos” que vas a sentir durante este período de tiempo y las instrucciones precisas para que puedas afrontarlos sin mayor problema: Contracciones, involución uterina, lactancia, pérdidas, cicatrices, infecciones, estreñimiento, hemorroides, fatiga, eliminación de residuos, etc.

Por nuestra parte, nos vamos a preocupar del “día después” de terminar el puerperio, es decir, una vez que tu cuerpo ha superado estas semanas bajo supervisión médica y tu organismo “parece” que se ha restablecido, entonces sí podemos decir que ha llegado la hora de poner el cuerpo en forma otra vez.

Un dato muy relevante es cuál era tu estado inicial antes del embarazo. Es decir, ¿eres una persona que ya se cuidaba entonces? Alimentación adecuada, ejercicio físico con regularidad e intensidad, aficiones, nivel de stress, cuidado de la piel (facial y corporal), etc. En este caso, recuperar tu cuerpo será mucho más fácil y rápido, puesto que no te representará ningún sacrificio volver a tu rutina y ‘un poco más’.

Si eres de las que no tenían tendencia a cuidarse mucho, ahora tienes la mejor oportunidad para darle un cambio a tu cuerpo. La llegada de un hijo va a revolucionar tu vida, ¿por qué no aprovechar la revolución y conseguir un cuerpo más harmonioso?

Sea cual sea tu caso, a continuación vamos a darte algunos consejos para recuperar la silueta después del embarazo que mejorarán tanto tu aspecto como tu salud.

¿Cómo perder peso después del parto?

tomar zumo

No se trata de ponerse a dieta rigurosa, porque tu cuerpo ha sufrido un desgaste importante y lo que necesita es restablecer la energía y el equilibrio, sin contar que durante el periodo de lactancia deberás cuidar mucho lo que comes y bebes. Es obvio que, si has ido engordando durante 9 meses, no puedes pretender adelgazar en 9 días.

De una forma natural, el cuerpo tardaría más o menos 1 año en volver a su estado pre-embarazo, así que empieza por eliminar los ‘malos hábitos’ o ‘caprichos’ alimenticios del embarazo y céntrate en el presente:

Retoma la costumbre de comer a las horas habituales, 3 ingestas al día y sin picoteos entre horas.

Mastica bien la comida.

Bebe mucho líquido, ya sea, agua, té verde o infusiones drenantes para ayudarte a eliminar todos los residuos del embarazo.

Disminuye o elimina los alimentos muy energéticos y/o grasos, sustitúyelos por alimentos ricos en fibra como verduras, frutas, cereales integrales y legumbres.

En general, un plato equilibrado debería estar configurado por un 25% de proteína, otro 25% de cereales integrales, y un 50% de legumbres y/o verduras.

Presta especial atención a las grasas y azúcares, ya que representan excedentes de energía no-esenciales. Las proteínas se encuentran en carnes, aves, pescados, mariscos, huevos, productos lácteos, legumbres y tofu.

La fibra te ayudará a ralentizar la absorción de azúcar en la sangre y en el estómago, ya que se hinchan al absorber agua y proporcionan la sensación de saciedad y te ayudará a regular el tránsito intestinal. Se encuentra en cereales de granos enteros (integrales), verduras, frutas y legumbres.

Como tu bebé habrá absorbido un montón de hierro en el último trimestre del embarazo, deberás recuperar tus reservas optando por alimentos ricos en hierro, como son la carne roja (en su justa medida), las verduras de color verde oscuro, las semillas de calabaza, la quinoa y si con eso no basta, busca algún suplemento vitamínico natural de hierro en tiendas especializadas bio.

Tonifica tu musculatura y tu piel

Pero no basta con perder peso, sino que debes recuperar masa muscular y tonificar tus músculos y tu piel, en definitiva, desarrollar una actividad física que te permita luchar contra dos de los grandes enemigos del cuerpo de las nuevas mamás: la flacidez y las estrías. La combinación de buenos hábitos alimenticios, una pauta de ejercicios pensada especialmente para ti y el uso de equipos masajeadores profesionales con prestaciones diseñadas para el post parto te ayudarán a lograr de nuevo una silueta con la que sentirte a gusto contigo misma.

Ejercicio aeróbico para eliminar la grasa: Aunque los ejercicios localizados van bien para tonificar, no es posible eliminar la grasa localizada solo con ellos, así que para conseguir una mayor resistencia cardíaca (fondo físico) y quemar calorías y grasa en general deberás realizar algún tipo de actividad aeróbica al menos 2 días a la semana.

Running, caminar rápido, bicicleta, trecking, spinning, cross-training (elíptica) y para las más “trendy”, pero también muy “heavy”, tienes actividades como el bootcamp, el fitness5, el HotTRX, el cardio kick boxing o el crossfit.

Ejercicios focalizados para trabajar glúteos, caderas y muslos: sentadillas y escaleras.

Ejercicios para fortalecer el abdomen: abdominales y/o pilates.

Ejercicios para recuperar el suelo pélvico: hipopresivos.

La flacidez: Tus fibras de colágeno se resienten y además la producción del mismo se ha ralentizado. Las fibras de elastina comienzan a acumular lípidos y calcio y pierden su efecto tensor. Esto provoca la flacidez de la piel, la deshidratación y la pérdida de suavidad. Además de la actividad física recomendada anteriormente para ganar masa muscular y tonificar tu piel, según la edad, será necesaria la ayuda de aparatología especializada como la electro-estimulación y/o la vacumterapia para ayudar a tus fibroblastos a producir nuevo colágeno, elastina y reticulina, fundamentales para lucir una piel tersa y suave.

Las estrías: Se deben a la contracción permanente de los fibroblastos que provocan una disfunción del colágeno y la elastina, generando un efecto azul en la piel. Una vez más, los equipos de electroestimulación y vacumterapia pueden ayudar a los fibroblastos a recuperar su configuración idónea como si fueran una red de 3D.

Felicidades a todas las nuevas mamás y ¡ánimo!

Deja un comentario