efectos colaterales del confinamiento m

Efectos colaterales del confinamiento en casa – Parte II

Hace unos días ya hablamos de algunos efectos colaterales del confinamiento en casa en la parte I de este post.  La falta de movimiento no tiene sólo repercusiones individuales sino altos costos para el sistema sanitario, algo que a partir de ahora deberá sensibilizarnos a todos mucho más que antes del Covid19.

Debemos tener en cuenta que más de un 40% de la población española tiene algo de sobrepeso y que el porcentaje aumentará como efecto colateral de esta pandemia que nos obligará a cambiar muchos hábitos que teníamos y que eran muy saludables. Con ello, se puede producir un aumento de los casos de diabetes, de las enfermedades cardiovasculares y los problemas ortopédicos, pero hay otro tipo de efectos colaterales que no por menos graves, dejan de ser importantes. ¿Quieres saber cuáles son estos efectos colaterales del confinamiento en casa? Toma nota:

1. RETENCIÓN DE LÍQUIDOS

Uno de los efectos colaterales del confinamiento es la retención de líquidos y es que la circulación de sangre y linfa va directamente ligada al movimiento de nuestro cuerpo.

Si realizamos actividades cardiovasculares habitualmente, como caminar o correr, nuestro corazón bombea más y mejor nuestra sangre.

Si realizamos actividades físicas con regularidad (gimnasia, natación, etc) la linfa circula adecuadamente a lo largo de nuestro sistema linfático y transporta nuestras grasas y toxinas hasta los conductos de desecho.

¿Qué puedes hacer en casa para evitar la retención de líquidos?

  • Reduce la ingesta de sal
  • Reduce el consumo de azúcar
  • Reduce o elimina el consumo de bebidas carbónicas y bebidas alcohólicas.
  • Come alimentos ricos en potasio
  • Come alimentos naturales con alto contenido de agua
  • Bebe tisanas con efecto diurético
  • Practica ejercicio físico cada día.
  • Aplica hielo en las zonas más inflamadas. (Recomendación para personas no diabéticas)

2. FALTA DE VITAMINA D

falta vitamina d efectos colaterales confinamiento

Otro de los efectos colaterales del confinamiento es la falta de Vitamina D.

Mantener el sistema inmunológico en un nivel óptimo es fundamental ante la amenaza del Covid-19. Uno de los sustentos para su perfecto funcionamiento es la vitamina D, que durante estos días de confinamiento nos está faltando. No solo es necesaria para la función protectora del cuerpo, ya que de una cantidad suficiente de este activo depende, por ejemplo, la salud ósea. La particularidad de esta vitamina es que en su gran mayoría la produce la piel mediante la acción de los rayos solares.

¿Cómo puedes obtener Vitamina D sin salir de casa?

A diferencia del resto de vitaminas que obtenemos fundamentalmente a través de la dieta, la D, en gran medida, se sintetiza a partir del 7-dehidrocolesterol que tenemos en la piel. Para que esta reacción se active es imprescindible la acción del sol. En concreto, necesitamos la acción de los rayos ultravioleta de tipo B.

Bastan 15 minutos de exposición directa al sol en manos y cara, tres veces a la semana, para conseguir la ‘dosis’ adecuada, así que si tienes alguna ventana o balcón en el que dé el sol, ya sabes lo que hay que hacer. De todos modos, mucha atención con el sol porque en exceso puede provocar lesiones en la piel en forma de quemaduras, foto-envejecimiento y hasta cáncer de piel. ¡Usa siempre protección!

¿Cuánto sol necesitas para obtener tu dosis de Vitamina D?

Existe una manera de evitar los efectos adversos del sol y conseguir sintetizar de forma suficiente la vitamina D. Nuestro sistema se satura a partir de los 20 minutos, aproximadamente. Es decir, que aunque nos expongamos más tiempo no vamos a ser capaces de fabricar más vitamina D. Por lo tanto será suficiente con exponerse directamente al sol durante 15 minutos en brazos y piernas, o en cara, manos y brazos. Es suficiente hacerlo dos o tres veces a la semana en la franja de 12 a 16 horas en primavera y verano para tener unos niveles adecuados.

Y te preguntarás… ¿Sirve tomar el sol con la ventana cerrada? ¡Pues no! El cristal filtra ese tipo de radiación, pero si se abre, la radiación llega hasta la cara y los brazos.

3. FATIGA VISUAL

¿Notas los ojos cansados estos días? Televisión, ordenador, tablet, smartphone, videojuegos…. Este confinamiento implica un abuso claro de todos estos dispositivos y nuestra vista lo va a pagar caro sino sabemos racionalizar su uso.

La llamada “luz azul” es parte de la luz visible, la región del espectro electromagnético que el ojo humano es capaz de percibir. La emiten fuentes naturales como el sol y, también, fuentes artificiales, como los dispositivos electrónicos. Las fuentes de luz artificial emiten en la banda de longitudes de onda de la luz azul más nociva para la retina. La luz visible de los LED y las pantallas de diferentes dispositivos (Smartphones, Tablets, ordenadores…) tiene un porcentaje mucho mayor de luz azul que las luces naturales.

¿Y en qué se traduce esto?

  • Fatiga y estrés visual: Suele aparecer en forma de ojos rojos, secos, cansados, dolores de cabeza.
  • Alteración de los ritmos circadianos: La luz de los dispositivos electrónicos puede interrumpir tu ciclo de sueño.

¿Qué puedes hacer para mantener tus ojos a salvo de las emisiones de luz azul-violeta durante el confinamiento?

  • Mantén una distancia superior a 40 cms. entre la pantalla y tus ojos.
  • La pantalla de un ordenador debería estar colocada a una altura que pueda ser visualizada en el espacio comprendido entre la línea de visión horizontal y la trazada a 60 grados bajo la horizontal.
  • Utiliza pantallas de más de 14” y/o textos en un formato de letra claramente legible (10-12).
  • Realiza pausas breves pero frecuentes cada 20 minutos para parpadear y lubricar el ojo.
  • Come frutas y verduras que sean ricos en antioxidantes como la luteína y  la zeaxatina
  • Utiliza lentes de calidad y pensadas para reducir la fatiga visual causada por la vida digital.

 

Y hasta aquí nuestros consejos para que los efectos colaterales del confinamiento sean menos duros y tengan menos impacto en tu salud. Recuerda que frente al estrés del confinamiento, la ansiedad del teletrabajo o la falta de actividad física, un masaje con MassterPlus puede convertirse en el mejor momento del día para cuidarte, mimarte y relajarte.

Deja un comentario